Inicio / Artículos / La Divina Comedia

La Divina Comedia

LA DIVINA COMEDIA Y EL UNIVERSO
Los astrónomos no debemos tener siempre la mirada fija en el cielo, porque al caminar sin cuidado por el sendero de la vida,  podemos desaparecer por cualquiera de las  numerosas alcantarillas que permanecen abiertas bajo nuestros pies.
Por:  Alberto Quijano Vodniza

En  lejanas épocas de la vida, pude saborear la poesía exquisita y misteriosa de la DIVINA COMEDIA de DANTE ALIGHIERI. En ella se expone simbólicamente la existencia del Infierno, del Purgatorio y del Cielo.

Pues bien, en esa época…  la existencia del Infierno no era precisamente un concepto de mi simpatía;  me parecía una idea extravagante y ridícula.

Sin embargo, a través de los años, con el caminar sereno del tiempo, medito en muchas oportunidades la poesía de la Divina Comedia, sobre todo en estas épocas nefastas, en que las sombras se quieren apoderar de Colombia.  He llegado perfectamente a comprender que el Infierno pintado por Dante debe existir de alguna forma, quizá en otro nivel del Univero, en otra frontera energética,  en una desconocida proyección de otro universo sobre el nuestro o quizá esté aquí a la vuelta de la esquina, o más cerca aún en los lugares sombríos y ocultos de nuestra desconocida mente.

He llegado a  esta conclusión porque realmente no existe justicia en nuestro pequeño y frágil Planeta Azul. Las cárceles tienen en sus patios a varias personas inocentes, mientras  en el exterior, los ladrones de cuello blanco disfrutan tranquilamente y ante la mirada de todo el mundo, sus millonarios robos. En los tentáculos del Pulpo que domina  la Tierra, brillan los luceros negros del narcotráfico, del hambre, de la pobreza, de las enfermedades, de la injusticia, del terrorismo….. En ellos se condensan y toman realidad los pensamientos  oscuros de los personajes cuya mente juega en los niveles mas bajos que corresponden a los animales de poca evolución en la naturaleza y crecen vigorosamente con el tiempo……  bajo el calor y cuidado de la corrupción de muchos políticos falsos del mundo entero.

En el Canto Tercero de la obra, Dante relata la inscripción que aparece en la Puerta del Infierno de la siguiente forma: “Por mí se va al dolor eterno… aquí acaba la esperanza”. Ya hemos entrado al Averno imaginariamente ……y entraremos realmente en él cada vez que exista dolor en la Tierra.

Con gran maestría, Dante divide el Infierno en varios recintos con numerosas subdivisiones o círculos para separar los castigos y clasificarlos adecuadamente… En cierta forma el poeta se adelantó intuitiva y poéticamente muchos siglos a la concepción de la existencia de los niveles energéticos  en el mundo atómico; donde podemos imaginar  a los electrones (que a veces tienen comportamiento de partículas y en otras ocasiones ondulatorio….pero no simultáneo) habitando en los niveles atómicos,  saliendo de sus recintos habituales únicamente bajo la excitación energética y  regresando a sus moradas tras devolver la energía adicional que los excitó, en forma de ondas electromágnéticas.

“Escalaron los poetas la cumbre de una opuesta colina, donde se veía la tenebrosa cima del séptimo Foso, en el que eran castigados los LADRONES. Ayes desgarradores llegaban desde el fondo, pero Dante no alcanzaba a divisar a los que los proferían. Descendieron… Allí vio el poeta con horror un verdadero enjambre de serpientes venenosas, LAGARTOS y culebras, que se alzaban con las fauces abiertas sobre millares de condenados que en vano procuraban huir de ellas, pues se les enroscaban en la cintura, en los brazos, en las piernas… De repente se aproximaron a contemplar los poetas, tres pecadores. De súbito, una horrible serpiente de tres pares de patas se lanzó de un salto sobre uno de ellos. Las patas delanteras se aferraron a sus brazos; las del centro a la cintura y las inferiores a los muslos, mientras la cola pasaba hacia la espalda del infeliz ciñéndose a ella. Como si ambos cuerpos hubiesen sido de cera se derritieron a tiempo, cada uno de ellos perdió su propia forma confundiéndose con la otra… ¿Era aquello una serpiente? Las dos formas quedaron convertidas en un solo ser que se alejó de allí silbando.”

Pero los poetas Dante y Virgilio, con el poder que otorga la Poesía no sólo caminaron por el Infierno, sino también a lo largo del Purgatorio.  Además de la poesía brillante, Dante sobresale por su enorme intuición que lo capacita en esa época para exponer en cierta forma la esfericidad de la Tierra en el último Canto del Infierno en una lejana época en que se negaba rotundamente la hipótesis citada, pues Dante nació en 1265 y murió como ha sucedido con muchos grandes hombres, en el destierro en 1321:

“Dante se abrazó a Virgilio y cuando Lucifer se inclinó para intentar inútilmente un vuelo, el Maestro saltó sobre sus hombros sin que el demonio lo advirtiera. Fueron descendiendo a lo largo de aquel cuerpo, como si lo hicieran en una montaña, bajando de árbol en árbol. ASI LLEGARON AL CENTRO DE LA TIERRA… Y COSA EXTRAÑA, AHORA, EN VEZ DE BAJAR SUBIAN! Por el hueco de un peñasco, abandonando el cuerpo de Satán, pasaron a un lugar de grutas y cavernas… Y de pronto por un resquicio, pudo ver Dante las estrellas de un nuevo cielo”.

Es notable también la descripción brillante que hace en el mismo canto, de la Cruz del Sur, constelación desconocida entonces hasta para los más audaces navegantes:

“Ya estaban los poetas fuera del Infierno pero todavía en las entrañas de la tierra. Desde donde estaban, Dante vio las enormes piernas de Lucifer que se extendían hacia arriba. Por las escarpadas rocas fueron trepando sin descanso. Y de pronto, por un resquicio, Dante pudo ver, con inmensa alegría, las estrellas de un nuevo cielo… Para entrar al Purgatorio, pidió Dante el auxilio de las musas para cantar dignamente al Segundo Reino.  Tendió luego su mirada por el espacio y vio a su diestra cuatro estrellas, que sólo vio la primitiva gente”.

Quizá nuestro Universo esté formado como lo intuyó Dante de numerosos niveles:  algunos muy densos,  otros más sutiles y otros en los cuales “la evolución cósmica de miles de  millones de años, transformó la materia en vida ” como lo expuso acertadamente el científico Carl Sagan en su obra  Cosmos.

Dante y Beatriz caminaron juntos por el Purgatorio y marcharon hacia el Cielo. Yo me quedo aquí en las faldas de la Montaña, mirando tranquilamente jugar al lucero con las luciérnagas del crepúsculo. Aún me falta mucho para comprender perfectamente un párrafo de la vida.

Check Also

Dr. SERGIO FAJARDO_Observatorio de Pasto

Visita del Doctor SERGIO FAJARDO VALDERRAMA (Ex-Gobernador de Antioquia) a nuestro Observatorio (Año 2009)

VISITA del Doctor SERGIO FAJARDO VALDERRAMA (Año 2009) Tuvimos la grata visita del mejor Gobernador ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *